Cascada del Nonaya (Salas)

La ruta la realizamos el sábado 19 de marzo sobre la marcha, y es que daban lluvia, pero al ser las 12 de la mañana y ver que los pronósticos fallaban pensamos en ir a algún sitio.
Se me ocurrió la idea de ir hasta Salas a dar un paseo a la Cascada del Nonaya, una ruta muy fácil a la que tenía ganas pero que por su poca entidad no encontraba el momento de ir, y de paso enseñarle a Ana el bonito casco histórico de Salas; y para ahí que nos fuimos. Aguantó bien el día hasta los 10 últimos minutos de ruta que llovió algo, aunque no mucho, yendo además con chubasqueros por si las moscas.
COMO LLEGAR
La ruta empieza en la propia Salas, pudiendo aparcar en cualquier lugar del casco urbano. Para llegar debemos tomar la A-8 hasta Soto del Barco y tomar ahí dirección Cornellana; o desde Oviedo la A-64 hasta Cornellana. Una vez ahí tomamos la N-634 (ya hay cartelería de Salas) hasta llegar al casco urbano: goo.gl/maps/Bwhrd4JLags
DATOS TÉCNICOS
Distancia: 6.75 kms
Dificultad: Fácil
Desnivel positivo: 400 metros
Cota máxima: Puente Carcabón (425 metros)
Itinerario: Lineal (ida y vuelta)
Niños: Sí, es una perfecta ruta para hacer en familia e iniciar a los críos al senderismo
Señalización: Sí, toda la ruta indicada como parte del Camino de Santiago y cartel cuando hay que desviarse del mismo.
LA RUTA
Al ser un plan totalmente improvisado aparecemos por Salas a la una menos cuarto. Muy tarde para empezar una ruta, pero bueno, es un paseo y así llegaremos para comer a las cascadas. Antes de empezar nos damos una vuelta por este bonito pueblo, que es muy desconocido, incluso para los propios asturianos, pero que tiene un centro que bien merece un paseo.
Aparcamos justo encima de la Plaza del Ayuntamiento, y debemos cruzar el Arco de Palacio Valdés para entrar al pequeño centro histórico en sí. A su lado la Torre Medieval, del siglo XIV
Cruzamos el arco y llegamos a esta plaza, que acoge los principales monumentos. A un lado está el Palacio de Valdés Salas, fundador de la Universidad de Oviedo y nacido en esta localidad allá por el siglo XV
Y lo más conocido de Salas, la Colegiata, una impresionante iglesia del siglo XVI que fue construída como panteón y posteriormente convertida en templo.
Y tras esta breve visita cultural (como véis solo recorrimos 300 metros) nos calzamos las botas para empezar la ruta.
Justo enfrente del coche están los carteles de la etapa del Camino Primitivo Salas-Tineo y el de nuestro corto paseo (ambas rutas van por el mismo sitio)
Arrancamos a caminar por Salas, teniendo encima nuestro el Viso, una colina que domina la localidad y en cuya cima hay una ermita y un campo de golf que no se llegó a utilizar (otro de los tantos despilfarros de este país)
Vamos abandonando el pueblo siguiendo las claras señales del Camino de Santiago (la concha forma una flecha, solo hay que seguir esa dirección)
Abandonamos Salas y nos internamos en un bosque por un camino bastante majo. La ruta es bonita en sí, desde Salas a la cascada pasando por el camino para llegar a ella.
Bajo nosotros corre el Río Nonaya bien cargado, lo que nos hace presagiar que la cascada estará a tope de agua.
Alcanzamos el Puente de Borra, uno de los dos de nuestra ruta y señalizado al formar parte del conjunto histórico que compone el Camino Primitivo.
Seguimos avanzando y alucinamos al ver lo que dejamos a nuestras espaldas, con esta luz tan grisácea tiene un aspecto mágico.
Y este aire mágico se agranda al encontrarnos con este muñeco hecho con piedras, relacionado indudablemente con la Santa Compaña. Todo lo que rodea al Camino tiene este punto misterioso.
Llegamos rapidamente al cruce donde debemos abandonar el Camino
Unos metros más hacia alante está el Puente Carcabón
Y tras una breve y sencilla bajada alcanzamos ya la Cascada de Nonaya, pequeña, pero ruidosa y muy bonita a la vista.
Y aquí comimos una rica empanada, en este paraje tan bello y tranquilo y escuchando unicamente el agua cayendo desde lo alto de las rocas.
Damos la vuelta y llegamos al coche medio corriendo (nos llovió algo los últimos 5 minutos) Aún es pronto, así que volvemos con calma por una carretera comarcal que une directamente Salas con Pravia con la intención de conocer Malleza, un pueblo conocido por sus construcciones indianas. Es bonito, pero tampoco llama demasiado la atención.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s