Roque Nublo (Gran Canaria)

“La última erupción de un volcán en Gran Canaria fue en tiempos prehistóricos. Actualmente los restos geológicos más importantes debidos a los volcanes de Gran Canaria son el Roque Nublo, una enorme piedra de origen volcánico y la caldera de Bandama, un impresionante cráter con flora endémica originada por un proceso volcánico explosivo hace 4.000 o 5.000 años.”

Más que una ruta es un tranquilo paseo por la montaña volcánica de Gran Canaria, apto para todos los públicos y de gran belleza; la realizamos el 18 de diciembre, en el marco de un viaje a la isla canaria con unos amigos. No hacía demasiado buen tiempo, con la niebla tonteando con las cumbres, y aunque por la mañana no se veía nada, el día fue clareando y pudimos subir a disfrutar de esta maravilla natural, aunque esta vez como auténticos domingueros, y es que hicimos la ruta más corta posible. (Perdón por la calidad de las fotos, están hechas con el móvil)

COMO LLEGAR

Esta sencilla ruta por las cumbres de Gran Canaria comienza en La Degollada de la Goleta, en pleno centro a la isla. Está cerca de Tejeda y muy bien indicada, siguiendo los carteles de Roque Nublo: goo.gl/maps/mbqkvTUdQ5x

 

DATOS TÉCNICOS

Distancia: 3.4 kms
Dificultad: Fácil
Desnivel positivo: 180 metros
Cota máxima: Roque Nublo (1770 metros)
Itinerario: Lineal (posibilidad de hacerlo semicircular)
Niños: Sí, les encantará
Señalización: Perfecta, por toda la ruta con señales y pinturas

 

LA RUTA

Como decía al principio, esta ruta la realicé con dos amigos (uno de ellos grancanario) en el marco de un viaje inolvidable a Las Palmas en el que disfrutamos de la isla en un clima veraniego, sobre todo en el sur. Antes de subir caminando hasta el Roque Nublo hicimos turismo por el interior de la isla, no pudiendo disfrutar de ninguno de los miradores por la niebla, aunque sí que nos impresionó Tejeda, nombrado recientemente uno de los pueblos más bonitos de España, el paisaje que se ve desde sus calles es sobrecogedor, con otro roque, el Bentayga en este caso, presidiendo la escena.

 

Y ya que hablamos de Tejeda, hagámoslo de la comida previa a la ruta, en El Labrador, comida típica canaria: papas, gofio y pescado típico de estas latitudes (era el del día, no recuerdo el nombre)

 

Después de la comida vamos subiendo hacia el Roque Nublo por una preciosa carretera que lo rodea, pues subiremos por la parte de atrás.

 

La ruta comienza en un gran aparcamiento, donde encontramos información tanto el corto recorrido a seguir como del roque y su formación.

 

La ruta es sencilla en cuanto a piso (un camino bastante fácil de caminar) y con mucha señalización, aunque vimos a bastantes turistas extranjeros caminando en bañador y chanclas, tampoco está para eso (aunque yo no tenía calzado de montaña e hice el paseo en vaqueros y deportivas)

 

Empezamos a caminar, siempre cuesta arriba, y comenzamos a tener preciosas vistas de los valles del interior de Gran Canaria.

 

El camino es sencillo, va por un bello bosque típicamente canario que vamos atravesando poco a poco, con el Roque Nublo siempre en lo alto, parece más lejano de lo que en realidad está.

 

Poco a poco empieza a meterse la niebla, así que metemos el turbo para llegar a la base del roque antes de que vuelva a cerrarse el día y nos estropee todas las vistas que se tienen desde este precioso lugar, con un paisaje tan distinto por la orografía volcánica, pero a la vez tan parecido con un verde que me sorprendió tremendamente de mi querida Asturias

 

Vemos una piedra que llama la atención por su forma, nuestro amigo canario nos comenta que la llaman “El Fraile”, creo que cualquier explicación sobra, hay que ver lo caprichosa que puede llegar a ser la lava.

 

A medida que nos acercamos al roque vemos como la niebla va entrando, y tememos seriamente que haya caído del todo cuando lleguemos a su base, aunque lo bueno es que empieza a atardecer, dejando una luz preciosa de fondo (aquí las fotos no hacen ningún honor a la realidad, las vistas eran espectaculares)

 

Pero no, tras superar un pequeño repecho llegamos a una meseta que da acceso al Roque Nublo, despejado en estos momentos. Es imponente, menuda mole, mucho más grande de lo que parece desde abajo…

 

Y aquí estamos los 3 valientes, que seguramente repitamos ruta aunque esta vez conmigo como anfitrión y algo más larga, y no un simple paseo.

 

Pese a las nubes las vistas desde aquí arriba son espectaculares, y según nuestro amigo en días claros se ve perfectamente practicamente toda la línea de costa de Gran Canaria, así como Tenerife coronada por el Teide (ya hay excusa para volver jeje). Pero bueno, las montañas hacen de freno de las nubes, y al día siguiente lo veríamos desde el soleado sur.

 

Y desde ese saliente nos hicimos una buena sesión de fotos para el recuerdo. Que bonita es esta isla…

 

Y tras acercarnos a tocar el roque, iniciamos el descenso a la vez que la niebla caía de forma definitiva, menos mal que subimos rápido, porque la estampa al irnos era desoladora.

 

Y tras un rápido descenso (menos de un cuarto de hora) nos metimos en el coche con bastante frío (se nota la altitud) para volver a Las Palmas y seguir disfrutando de estos días por Gran Canaria. (A ver si saco tiempo y hago un diario de todo lo vivido durante 4 días en Gran Canaria)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s